Entrenamiento en Navafría

Acerca del entrenamiento de un equipo de perros de trineo se pueden decir y contar muchas cosas, lo primero y principal es que estamos hablando de un ser vivo, por lo tanto el aspecto más importante a tener en cuenta es su bienestar, sobre todo por que él no ha elegido dedicarse a las carreras. Mas bien, fuimos nosotros los humanos, los que hace miles de años nos servimos de ellos. Ellos dejaron de ser lobos y se convirtieron en amigos a cambio de la seguridad y el confort que suponía convertirse en un animal doméstico. Aquella fue una relación que surgió por casualidad y para beneficio de ambos.

Ahora la situación es muy diferente, les criamos y educamos para correr. Ellos nacen y viven para ello, sin que les suponga ningún tipo de sufrimiento, por más que el ritmo de algunas carreras o expediciones lleguen al limite, con proezas tales como recorrer 250 km en un solo día.

Los logros de hoy, son el resultado de la mejora de una raza de canes única y especial. Años de cría y selección para crear una de las criaturas más formidables que se conocen, el mamífero más resistente que existe en los recorridos y carreras de larga distancia, un atleta de elite, un ser excepcional.

Sin duda lo más importante a la hora de crear un equipo de perros de trineo es la elección de la línea de sangre que incorporas a tu «kennel». Existen multitud de criaderos en las zonas frías del planeta, sobre todo en Escandinavia, Canadá y Alaska. Principalmente en Alaska, allí están los mejores, por que allí es donde comenzaron las carreras y por que allí es donde se especializaron en la larga distancia, con eventos que superan los 1.500 km en poco más de una semana.

Después de haber adquirido a nuestros compañeros, es cuando comienza la aventura de convertirlos en un equipo. Un buen musher puede crear un gran equipo con perros normales, y un mal musher puede arruinar a los mejores perros del mundo. Aquí entran en juego multitud de variables, ¿machos o hembras?, el peso, la alimentación, los entrenamientos, los descansos, el material, la suplementación, la hidratación, el orden que ocupan, el cuidado de las patitas, las lesiones y la paciencia. Sobre todo la paciencia.

La paciencia es la clave, no son máquinas, y no son mascotas que se someten a nuestras ordenes a voluntad, son purasangres rebosantes de energía y deseosos de correr sin parar. Contra más fuerza y temperamento corredor tiene un perro de trineo, más difícil resulta manejarle y más fácil para nosotros llegar lejos y rápido.

Así que tenemos que aceptar ese lado salvaje e indomable de estas criaturas y convertirlo en nuestro aliado con paciencia, sangre fría y tesón. Después, cuando has conseguido canalizar toda esa furia y que exista cierta armonía en el caos, es cuando una docena de bestias se convierten en tu equipo y te llevan tan lejos como llegue tu voluntad.

Artículos relacionados con esta galería

JMP291Entrenamiento en Navafría