All posts tagged: Perros de trineo

Alaska y El Gran Norte

No comments

archivo_viajeros_del_artico-24

Alaska es una palabra cargada de belleza y de dureza. El solo hecho de pronunciarla le habla a uno de inmensos bosques, de frío, de hielo y de nieve, y de una naturaleza salvaje, pero especialmente, de grandeza. Todo allí es desmesurado, incluso las cifras. Si decimos que en Alaska hay unos 5.000 glaciares y unos 3.000.000 de lagos muchos pensaríais que se nos ha escapado algún cero de más, pero la pura estadística viene aquí a corroborar el hecho de que Alaska es la gran reserva ecológica del continente americano.

Este territorio, de una extensión tres veces mayor que el de la Península Ibérica, se convirtió en estado de la Unión -el 49′-casi un siglo después de que los americanos se lo compraran a los rusos por 7.200.000 dólares, allá por 1.867. Fue sin duda la inversión más rentable hecha jamás por el pueblo americano.

Los primeros pobladores llegaron a la península de Alaska hace unos 30.000 años atravesando desde el continente asiático el estrecho de Bering, entonces un extenso territorio libre de las aguas del océano, debido a la desecación provocada por la era glacial.

Pero a lo largo de los siglos, aquella dureza inherente al territorio del Gran Norte ha sido decisiva para que el número de sus habitantes sea siempre escaso. Actualmente ese número roza el millón de habitantes, pero si tenemos en cuenta que cerca de las dos terceras partes se reparten entre Anchorage, Fairbanks y Juneau, las tres ciudades más grandes, resulta que únicamente unas 200.000 personas viven repartidas por el territorio de Alaska, y todos ellos sufre y padecen la dureza de su largo invierno y como recompensa comparten de un modo privilegiado el esplendor y la grandeza de un escenario natural único en el planeta.

Alaska es además un verdadero santuario de la vida salvaje, tanto animal como vegetal. Así, los bosques de este territorio juntos, podrían cubrir todo el suelo español -medio millón de Km2-. En lo que a animales se refiere, el extremo Noroeste del continente americano ofrece la más numerosa y poblada variedad que ningún niño podría imaginar: Osos, lobos, linces, alces, caribús, muflones de Dall, nutrias, castores, morsas, águilas calvas, buhos, salmones… Son algunas de las especies tan comunes en aquellas tierras como exóticas y legendarias nos parecen aquí.

archivo_viajeros_del_artico-25Con una tarjeta de presentación así, aquella zona del continente americano, el llamado Gran Norte, debe atraer forzosamente a cualquiera que tenga un mínimo interés por la naturaleza. Para los aficionados a la fotografía, el cine o el video, un viaje allí es una constante sobredosis de imágenes, una inspiración intensa que dura hasta que uno empieza a subir las escaleras del avión para volver a España, y a la que normalmente no se está en absoluto acostumbrado. Únicamente la dureza de las condiciones y las bajas temperaturas consiguen apagar el entusiasmo y la euforia que produce el desfile incesante de imágenes únicas ante la propia cámara. El Gran Norte, fantástico, pero lejano e inalcanzable para la mayoría de las personas, ofrece un reto importante, e incluso permanente para un proyecto como el nuestro, basado en la defensa, exaltación y divulgación de los grandes valores ecológicos y humanos que han hecho de’ esta zona de la tierra un brillante, ejemplo de lo que debe ser el binomio hombre-naturaleza.

archivo_viajeros_del_artico-8La afición a los perros de trineo, y su utilización de hecho en gran parte de los recorridos que efectuamos en Alaska y Canadá, nos ha parecido el hilo conductor ideal para enlazar los diversos aspectos y facetas de la vida en El Gran Norte. Este medio de transporte ha venido siendo utilizado desde hace miles de años, y aunque no es tan rápido y efectivo como los modernos medios mecánicos, otorga a cualquier travesía que se realiza en aquel territorio el carácter necesario para convertirla en aventura, y ofrece una dimensión nueva y distinta al hecho de desplazarse por la tundra, los bosques o el lecho helado de los ríos. El contacto directo y obligado con la naturaleza y con el clima supone conducir el trineo y convivir con los perros convierte al mushing en una actividad deportiva absolutamente peculiar. Por otra parte, resulta muy agradable comprobar cómo los habitantes de aquellas tierras reciben y acogen a todo el que llega a su poblado utilizando este medio de desplazamiento que para ellos es tan habitual y cotidiano.

La compenetración y la estrecha relación que une al musher con sus perros simboliza y refleja fielmente el grado de dependencia que tiene el hombre respecto de la naturaleza para poder, simplemente, vivir, y sobre todo expresa el grado de dependencia que tiene la naturaleza respecto del hombre para seguir conservándose en su estado más puro.

Ángel Pablo Corral Jiménez

JMP291Alaska y El Gran Norte
Leer más

Un anónimo hombre del Yukón

No comments

archivo_viajeros_del_artico-23 Los perros de trineo empiezan a estar inquietos. Hace rato que la madera, de la estufa se consumió. La cálida y confortable cabaña de troncos no ha podido impedir que penetre el frío de la madrugada del Yukón. A través de la ventana el cielo azul y despejado promete un día primaveral, pero los primeros rayos del sol apenas pueden elevar la temperatura por encima de los 35 grados bajo cero. El cuerpo se resiste a abandonar el calor de nuestros sacos, pero en un esfuerzo final la disciplina impone las obligaciones y hacemos frente a los 15 grados bajo cero que el frío de la larga noche ha proporcionado a nuestra estancia. Dentro, se impone una frenética actividad para evitar entumecernos y preparar los equipos de filmación, mientras fuera los perros se agitan nerviosos en espera de ser atados al trineo.

Los perros nórdicos son criaturas del frío, la noche y la luz de la luna. Por sus venas corre la sangre de aquéllos que tuvieron el Ártico como morada. Y, aún hoy, estos fuertes y rudos animales, fieles portadores de los genes de sus antepasados, aúllan a la luz de la luna. El gemido resuena en los bosques y cuando uno observa la magnífica figura, recuerda aquellos tiempos en los que el lobo fue rey absoluto de El Gran Norte.

La algarabía de saltos y ladridos aumenta cuando ven los arneses y ya no cesará hasta que se levante el ancla del trineo y corran a toda
velocidad sobre la nieve. Tab es un macho fuerte y grande. Divertido y cariñoso, adora estar con la gente y tiene un corazón que apenas le cabe en su enorme pecho. Nervioso e impaciente, muerde la cuerda en un deseo por comenzar su trabajo. Zar es un husky blanco de enorme belleza. Espera sentado e inmóvil, demostrando la serenidad y entereza de los jefes. Creo que debe pensar que es un perro del equipo del legendario sargento Preston. A veces pienso quién manda realmente en la manada, si él o yo. Él por supuesto piensa que es rey y jefe absoluto, permaneciendo por encima de mis caprichos.

Me acerco y saludo: ¡Hola Zar! Él, como siempre, contesta con un gruñido. Sería una ofensa para su pundonor de jerarca absoluto negarle su puesto. Chief espera como siempre, solitario y tranquilo. La dulzura de sus gestos contrasta con su aspecto salvaje de lobo ártico. Zurra, hijo accidental de una noche de pasión del irrefrenable Tab, tiene la candidez de su madre y el corazón de su padre. Cuando recibe la orden de arrancada puede correr durante horas sin parar. Su desaliñado y «zarrapastroso» aspecto no hacen justicia a su valía como perro de trineo. Ther es un impresionante atleta de magnífico aspecto, joven y alocado, al cual le hemos encomendado la responsabilidad de su padre. Espero que dentro de unos años se convierta en el perro guía que fue Mayer. Kena es loca y pendenciera. Introduce en el equipo esa nota de furia y discordia de las hembras temperamentales. Cuando gruñe todos evitan sus afilados colmillos… Menos Zar, claro. De su cabeza cuelga una oreja desgarrada por el furioso mordisco de una perra malamut de igual talante.

archivo_viajeros_del_artico-15Ya están todos atados, dispuestos en fila india por parejas. Mis atletas esperan impacientes la orden de salida. iAik!… Levanto el pie del freno mientras mis manos se agarran con tuerza al trineo. En la espalda siento la sacudida de doce bestias en pleno furor. En extrema tensión por permanecer sobre el trineo, controlo con mis píes el precario equilibrio mientras las cuchillas del patín muerden el duro hielo. En un instante todo pasa deprisa mientras un gélido aire entra por el hueco de la capucha.

A miles de kilómetros, el loco mundo sigue su imparable camino hacia el futuro mientras yo, no sé bien si en el presente o el pasado, saboreo las glorias de los hombres del Yukón.

Un anónimo hombre del Yukón

JMP291Un anónimo hombre del Yukón
Leer más